Contacto de prensa

Puede ponerse en contacto con nosotros a través de:

Marián Ariza Departamento de Comunicación.

Kit de Prensa

Síguenos en:

Manténgase informado de las novedades de nuestra web:

Junio

La Fundación Focus-Abengoa y el Museo del Prado presentan la exposición "Murillo y Justino de Neve. El arte de la amistad"

22 de junio de 2012

Comisario: Gabriele Finaldi, Director Adjunto de Conservación del Museo Nacional del Prado

Exposición organizada por el Museo Nacional del Prado, la Fundación Focus-Abengoa y la Dulwich Picture Gallery.

“Murillo y Justino de Neve. El arte de la amistad” reúne un conjunto de diecisiete obras tardías de Murillo -procedentes de Londres, París, Houston, Madrid y Sevilla, entre otras ciudades-, fruto de su relación con don Justino de Neve, canónigo de la catedral de Sevilla e importante mecenas y amigo personal del artista. En torno a esta etapa concreta de la producción de Murillo, la muestra contribuye significativamente a la investigación sobre el pintor, que en los últimos tiempos se ha centrado en su relación con sus mecenas, la evolución de su técnica, el coleccionismo de sus obras, y la definición de su catálogo. La muestra se presentará posteriormente en el Hospital de los Venerables de Sevilla, entre octubre y enero de 2013, y finalmente viajará a la Dulwich Picture Gallery de Londres de febrero a mayo del próximo año.

Madrid, 22 de junio de 2012.- La exposición, que podrá visitarse en el Museo del Prado desde el 26 de junio, está compuesta por diecisiete pinturas –cinco de ellas restauradas para esta exposición- de diversa naturaleza: pinturas religiosas y cuadros devocionales, retratos y alegorías, y la única miniatura que se conoce de Murillo.

Desde la gran exposición sobre Murillo celebrada en Londres y Madrid en 1982, han tenido lugar varias muestras dedicadas a aspectos específicos de la producción del pintor pero ninguna de ellas se ha dedicado al creativo dinamismo de la relación entre Murillo y Justino de Neve que generó un notable conjunto de pinturas. El fructífero resultado de esta amistad es el objeto de esta exposición organizada por el Museo del Prado, el Hospital de losVenerables Sacerdotes de Sevilla, sede de la Fundación Focus-Abengoa e institución creada en la década de 1670 bajo la dirección de Justino, y la Dulwich Picture Gallery de Londres, museo que atesora una importante colección de obras del sevillano.

El conjunto de los cuadros que se muestran es un excelente testimonio de algunos de los proyectos artísticos más importantes acometidos en Sevilla en este periodo, que introduce al espectador de lleno en el corazón mismo del Barroco sevillano y de su fusión de arte, religiosidad y cultura.

Además de los pertenecientes a la colección particular de Justino de Neve, otros se encargaron para la iglesia sevillana de Santa María la Blanca (cuya reconstrucción fue supervisada por él), la catedral y el Hospital de los Venerables, institución para clérigos que el canónigo había contribuido a fundar.

Neve se revela en esta muestra como mecenas de algunas de las obras más destacadas y originales del pintor sevillano como los cuatro grandes lunetos de la Fundación de Santa María la Mayor -tres de ellos restaurados para la ocasión- y la Inmaculada de los Venerables (también conocida como la Inmaculada “Soult”) del Museo del Prado, que se exhibirá con su marco original que actualmente se encuentra depositado en la Iglesia de los Venerables, en la sede la Fundación Focus-Abengoa; las alegorías de La primavera (La florista), también restaurada para la exposición, y El verano (Hombre joven con una cesta de frutas), de la Dulwich Picture Gallery y la National Gallery of Scotland, respectivamente; y unas refinadísimas pinturas de temática religiosa sobre obsidiana procedentes del Museo del Louvre y el Houston Museum of Fine Arts (Rienzi).

El arte de la amistad – Murillo y Justino de Neve

Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682) era a mediados del siglo XVII el pintor más famoso de Sevilla; Justino de Neve (1625-1685), un culto y dinámico canónigo de la catedral sevillana. Entre ambos se estableció una relación profesional que pronto se transformó en auténtica amistad. Y de esa amistad nacieron algunas de las obras más bellas y ambiciosas pintadas por Murillo en las décadas de 1660 y 1670, cuando había alcanzado su plenitud como artista.

La amistad de Justino de Neve, nacido en Sevilla de familia flamenca, desde por lo menos la década de los sesenta hasta la muerte de Murillo en 1682, fue clave para que el artista obtuviese una de sus comisiones más importantes: la decoración de la iglesia de Santa María la Blanca (1662-1665). Además, encargó al pintor sevillano varias obras para el Hospital de los Venerables, y tuvo en su propia colección algunas de las obras más excepcionales del artista. Como canónigo, Justino de Neve obtuvo para Murillo el encargo de una serie de ocho tondos de santos sevillanos, una Inmaculada Concepción que todavía hoy en día decoran el techo de la Sala Capitular de la catedral y el Bautismo de Cristo que corona el retablo de San Antonio en la capilla del santo.

Murillo le nombró ejecutor de su testamento y pintó su retrato en 1665 (National Gallery, Londres) –presente en la exposición- como prueba de su amistad, añadiendo la inscripción “obsequium desiderio pingebat” (pintado con el deseo de regalarlo).

Para más información consultar anexo

Compartir esta noticia


© 2019 Abengoa. Todos los derechos reservados